Santa Anna d'Almudèfer



La iglesia de Santa Ana -hoy desafectada- es un ejemplar interesante de analizar debido a las modificaciones que ha sufrido a lo largo de los siglos. El conjunto forma dos cuerpos perfectamente diferenciados. El primero es lo que queda de una iglesia del mismo tipo que las de las Camposines, Berrús o Algars. Actualmente está muy mutilada, pues al pasar a manos particulares, o antes, le deberían ser quitados tres o cuatro arcos diafragma y las paredes laterales de la primitiva fábrica hasta dejarla con la mínima estructura (dos arcos) que pudiera conservar un cobertizo agrícola . Hay quien piensa, sin argumentarlo, que las piedras que faltan se utilizaron para construir o ampliar la iglesia de Caseres. Estos dos arcos y los restos de muros laterales permiten deducir las medidas totales del primitivo templo, que son muy parecidas a las de los templos hermanas citados. Como en aquellos, los arcos hacen 5 m de luz y otros tantos de altura, y el grueso de las dovelas es lo mismo que la separación entre arco y arco. Dibujada la planta, parece claro fueron tres los arcos derribados, con lo cual la iglesia de Almudèfer haría 10 m de longitud. Tendría, por tanto, las mismas medidas que las iglesias de las Camposines y Berrús.


El segundo cuerpo es una prolongación de la primitiva iglesia. Mide 10 metros de largo por 12 m de altura; tiene dos ámbitos: nave cubierta de cañón apuntado, de 3 m de largo, y ábside poligonal, de 7 m de largo, rodeado de crucería. Estructuralmente se parece mucho a la parroquial de Caseres, que fue construida más tarde. No sería extraño que la de Almudèfer hubiera sido el modelo.

Si se compara Santa Ana con las iglesias hermanas de la Terra Alta y la Ribera, se puede pensar que el segundo cuerpo es una ampliación practicada en la iglesia primitiva construida en el siglo XIII. Esta habría sido construida al mismo tiempo que el castillo, y, seguramente, como San Juan de Algars, estaba protegida por un recinto amurallado. Su función primera fue atender los servicios del castillo -Hábitos por un Carlos o por un fraile templario administrador- y servir de parroquia a los agricultores de las masías del término. Cuando a finales del XIII los templarios incentivaron la repoblación del lugar se incrementó notablemente la población hasta llegar a los 16 fuegos alcanzados a mediados del siglo XIV; entonces los vecinos decidirían ampliar el templo.

Fue siempre la iglesia parroquial de Almudèfer, que fue municipio propio hasta 1842.


Fotos