El pantà de Riba-roja



El pantano de Ribarroja es un embalse que pertenece al río Ebro, creado por una presa situada en el municipio de Ribarroja de Ebro, que se extiende por los términos de Ribarroja de Ebro, en la comarca de la Ribera de Ebro, por el de la Pobla de Massaluca, a la de la Tierra Alta, por el de Fayón, a la del Bajo Aragón-Caspe (Aragón), y por el de Mequinenza, a la del Bajo Cinca (Aragón).

El río Ebro pasa encajonado entre plataformas tabulares calizas que han facilitado la construcción del pantano (la toma es aguas arriba de la ciudad), de 38 km de longitud y una superficie de 2.152 ha, que llega hasta la confluencia con el Segre, con una capacidad de 210 hm³. La central produce 262,8 MWh de potencia máxima. En 1996 la agricultura empleaba al 6% de la población activa ocupada.

El espacio comprende las laderas calcáreo-margosos de las sierras de Berrús, y la Fatarella a su entorno. La confluencia de los ríos Matarraña y Ebro presenta valores paisajísticos notables. Su cola también presenta un interés particular por la diversidad de formas que ofrece. Los espectaculares desfiladeros abiertos sobre los materiales blandos por el Matarraña y del Ebro contribuyen a remarcar la espectacularidad paisajística de este espacio.

Se extiende desde Ribarroja de Ebro hasta Mequinenza, siendo una de las zonas vírgenes e insólitas del interior de Cataluña. Un entorno natural de gran belleza donde, la pesca de ocio forma parte de la actividad junto a las actividades náuticas. Navegar a su ritmo y en total libertad con una extensión de más de 50 km.

Es una zona excepcional de pesca, rica y abundante tanto en cantidad como en variedad de especies. Ideal para los aficionados a este deporte. Existen variedades autóctonas como la anguila, el lobo o gato, la perca, la carpa y la tenca. Como especies introducidas aparecen principalmente la perca americana o black-bass y el siluro, esta última de gran aceptación por los aficionados tanto por su abundancia como por su tamaño.


Fotos